Estás leyendo:

Privatización de la universidad pública

Privatización de la universidad pública

Viernes 13 de Mayo de 2016

Privatización de la Universidad Pública

A partir de la década de los ochenta el modelo económico cambió, surgió el neoliberalismo, su tema central, que el Estado dejara sus obligaciones con los pueblos para poner todo en el mercado: salud, educación, seguridad social entraron a la leyes de la oferta y demanda. El Estado mexicano comenzó a adelgazarse por mandatos del Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, entre otros organismos mundiales. Desaparecieron cientos de empresas estatales ya que según los que administraban al país “no eran rentables” y con ello miles de trabajadores perdieron sus empleos, llevando a la pauperización a millones de mexicanos.

Durante estas tres décadas y media que lleva el actual modelo económico, ha generado condiciones de miseria, iguales que durante la revolución mexicana y una pérdida de derechos sociales nunca antes visto. Ahora los poderes fácticos pretenden privatizar a la Universidad Pública, ya vista desde el mercado, la educación es un negocio que genera ingresos altos para la empresa privada.

La universidad pública ha estado en la mira del capital desde hace varios años; los noventas fue una década de protesta de diversos sectores: campesinos, indígenas y estudiantes, a los últimos les toco encabezar una lucha por la universidad pública y gratuita que impidió el cobro de cuotas en la UNAM impidiendo en 1999 la privatización de la Universidad de Pública.

¿Privatizar?

Coloquialmente se ha utilizado el termino privatizar para referirse a la venta de empresas públicas, bienes o servicios del Estado.

El estado otorga  a la empresa privada el uso, aprovechamiento y disfrute de algún bien o servicio público, lo que le genera ganancias considerables al DUEÑO de la empresa, ya que recibe la infraestructura levantada con recursos públicos, además, de obtenerla a un precio por debajo del real y en muchos casos el Estado ha rescatado empresas que fueron manejadas por particulares y fueron quebradas por sus malos manejos.

IMG_3859

¿Cómo se privatiza?

Estudiosos del tema han expresado que la privatización de la Universidad se ejecuta en dos vías:

  1. Por los planes y programas de estudio diseñados para generar profesionistas adecuados a las necesidades del comercio desvinculados de la realidad que viven los mexicanos.
  2. A través del recorte del presupuesto, año con año las universidades públicas han recibido un presupuesto disminuido que impide crezca la matrícula de estudiantes universitarios y mejoren las condiciones laborales de trabajadores académicos y administrativos.

Además se han implementado una serie de modificaciones legales para limitar los derechos de los trabajadores tanto Académicos como administrativos. La modificación al artículo 3 fracción VII otorgó facultades a los a las Universidades para:

“fijaran los términos de ingreso, promoción y permanencia de su personal académico”

Este argumento ha sido utilizado por las representaciones de las Universidades para en algunos casos retirar los derechos laborales de los académicos de las contrataciones colectivas.

Las últimas reformas en materia laboral: Ley del ISSSTE (2007), Ley Federal del Trabajo (2013), Desindexación del Salario Mínimo (2016) están para golpear a los trabajadores (académicos y administrativos) del sector universitario y de esta manera avanzar en la privatización de la Universidad Pública.

SITUAM_EDUCACION_070616

¿A quienes beneficia?

La privatización de la Universidad pública beneficiará al gran capital mundial ya que la educación vista desde el mercado genera ganancias considerables, por esa razón en los últimos años han crecido de manera desmedida universidades privadas, han predominado los pequeños negocios educativos que sufren del descrédito académico, se constituyen por un número limitado de programas y manejan un sistema de cuotas accesible a grupos sociales de bajos ingresos económicos. La definición de estos establecimientos como masivos, responde adecuadamente a la realidad ya que miles de jóvenes de escasos recursos no ingresan a las Universidades públicas.

Si los Estados no invierten en educación universitaria, por un lado dejan a miles de jóvenes sin preparación impidiendo que participación críticamente como ciudadanos y mantienen una sociedad no participativa.

Jóvenes sin presente

Año con año miles de jóvenes son excluidos de las Universidades públicas gracias a las medidas gubernamentales que impiden que los jóvenes tengan una preparación universitaria. Cifras del 2015 de los 180 mil estudiantes que solicitaron ingresar a la UNAM sólo el 10% accedió a un lugar en alguna de las 113 carreras que ofrece. Por su parte, el Instituto Politécnico Nacional dejó fuera a casi el 75% de sus 77 mil 500 aspirantes. El Estado Mexicano está cerrando la posibilidad de movilidad social de los jóvenes ya que impide que ingresen a las universidades públicas y  no ofrecen trabajo con salarios dignos a los jóvenes.

IMG_3846

¿Estado ineficiente?

Discursivamente se ha definido al Estado como una ficción jurídico-social encargada de proteger a los habitantes de un espacio determinado que tiene un gobierno propio, de esta manera se ha justificado la existencia de un grupo de individuos que administran los recursos a cambio de otorgar seguridad a los habitantes.

El Estado visto desde la lucha de clases sirve para proteger los intereses de la clase burguesa y quien utiliza la fuerza para controlar la inconformidad de quienes no cuentan con los medios de producción.

En la actualidad vemos como el Estado cumple con su obligación de proteger al capital mundial abriendo al comercio todos los sectores públicos incluyendo la educación universitaria. La privatización de la Universidad pública es la continuidad de modelo económico capitalista para que siga generándose una clase que genera ganancias para unos y una miseria para todos.

¿En qué afecta a los trabajadores del SITUAM?

La privatización de las Universidades públicas en México tendrá consecuencias graves para el pueblo, ya que impedirá que miles de jóvenes se preparen académicamente  y de esa manera aspiren a mejores condiciones de vida. Para el caso de los trabajadores Universitarios (académicos y administrativos) el futuro es desalentador, ya que sólo hay que ver las condiciones de los trabajadores en las Universidades privadas para observar que futuro nos espera.

En la mayoría de las Universidades privadas carecen de sindicatos, los contratos colectivos son impensables para los trabajadores de las universidades privadas y aquellas que los tienen sus prestaciones son muy básicas. En las Universidades privadas los trabajadores de intendencia y vigilancia son contratados por empresas terceristas, a los académicos sólo se les contrata por horas, no tienen estabilidad laboral.

situam_medios_digitales_informacion_sindical

La defensa de la universidad pública no es cuestión de los jóvenes es tarea de todas y todos.

Hoy más que nunca la unidad entre los diversos sectores que componen a la comunidad universitaria es fundamental.

Todos trabajadores: académicos y administrativos y los estudiantes debemos formar redes para defender a la Universidad Pública para evitar que el gobierno desaparezca los derechos laborales y el derecho a la educación de los mexicanos; además, tenemos la obligación de revisar que los planes y programas de estudio que se diseñan en las Universidades Publicas estén pensados para transformar a México en beneficio del pueblo no de los intereses del capital.

El derecho a la educación y al trabajo son derechos “humanos” arrebatados al Estado y consagrados en nuestra Constitución, esos derechos se lograron con sangre de nuestro padres, nuestros abuelos, que pelearon por un México más JUSTO, honremos su legado.

A DEFENDER A LA UNIVERSIDAD PUBLICA.

IMG_3873

Secretaría de Educación y Análisis

“Por la Unidad en la Lucha Social”


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *